REDUCCIÓN DE SENOS

La hipertrofia mamaria o gigantomastía es un problema que afecta a más del 30% de las mujeres. Senos muy grandes pueden resultar pesados y causar problemas en la columna y la piel. Por esta razón es cada vez más común someterse a una cirugía de reducción de senos, un procedimiento que consiste en una resección de parte de la glándula y de la piel permitiendo levantar el seno y reducir el tamaño. Las técnicas más comunes de reducción de senos tienen como consecuencia una cicatriz alrededor de la areola y otra vertical desde esta misma al surco infra mamario. La recuperación es rápida y se recomienda la utilización de un brasier especial por un mes.